#MaguVillar “Creá mas arte”



La mayoría estamos atravesando la cuarentena desde nuestras casas y estamos haciendo lo posible para aprovechar todo este tiempo que tenemos, de pronto, a nuestra disposición. Algunos eligen aprender un idioma, empezar un curso online, leer un libro, ponerse al día con los mails. Magu Villar, redactora e ilustradora, nos propone aprender a pintar paisleys. Podemos usar acuarelas, lápices, microfibras, lo que tengamos cerca. Su lema es “Creá más arte”.

Su instagram, sus ilustraciones, sus escritos, todos los productos que crea en @merakicraftshop, dicen los mismo “dale bola a lo que te hace creer que el mundo es un lugar inspirador”. Por eso la entrevistamos, para compartirles un poco de toda esa inspiración .

En tu Instagram, te planteas cómo podemos convertir una crisis en una oportunidad. ¿Te parece que podemos aprovechar esto para ser más creativos?

Creo que este parate que nos presentó el contexto, viene también con un frenar introspectivo. Y ese espacio y tiempo detenido podemos vivirlo como una maldición o una bendición, lo cual no quita que no sea una crisis grave a nivel mundial, pero que nos ayuda a transitar estas semanas con mayor paz y espacio mental. Estos días pueden ser una invitación para conectarnos con ese lado creativo que tenemos un poco abandonado, o que incluso no creemos que tenemos. Tomarse unos minutos a la mañana para leer, probar una práctica de yoga, leer un libro, hacer un curso, aprender algo nuevo, las posibilidades son diversas y se adaptan a los intereses de cada uno, y creo que ahí reside lo interesante: cada uno va creando su nido creativo personalizado donde puede construir, con curiosidad y apertura, una cuarentena que lo inspire.

¿Cuáles son los beneficios de desarrollar nuestro lado creativo?

Nos conecta con nosotros, con quiénes somos, qué nos mueve, y qué queremos compartir. Nos ayuda a interpretar el mundo, a darle sentido, incluso a crear nuestro propio mundo. Y esa exploración que guía la creatividad nos lleva a lugares inesperados, nos inspira a hacer cosas nuevas, nos motiva a mirar la vida de otra forma. Crear, el acto de hacer algo donde antes no había nada, a su vez crea sentido.

¿Cómo podemos hacer para empezar a crear? ¿Cuál es el primer paso?

Confiar en el proceso: no esperar que sea fácil ni perfecto, entregarse al proceso como una aventura, creativa, y animarse a probar. Podemos empezar por hacer algo a partir de un estímulo creativo, como escribir algo a partir de una película, dibujar algo en base a un paisaje, intervenir un objeto, imaginar una historia; se trata de poner algo de nosotros en un nuevo lienzo.

¿Cómo hacemos para no frustrarnos si lo que pintamos, dibujamos, escribimos, no salió como nosotros esperábamos?

Seguir creando: esa práctica nos va a ir liberando de las expectativas, y vamos a poder abrazar el proceso más que al resultado. Lleva práctica, claro, pero paso a paso se va haciendo más fácil, a medida que nos vamos conectando con ese motor que nos moviliza a crear.

Confiar en el proceso: no esperar que sea fácil ni perfecto, entregarse al proceso como una aventura, creativa, y animarse a probar.


¿En dónde podemos buscar inspiración?

En lo cotidiano, en lo que nos es cercano, desde nuestra forma de ver el mundo, lo que nos rodea, las personas y lugares a nuestro alrededor, lo que soñamos, o nos inspira. También, en salir a descubrir nuevos estímulos, en un libro nuevo, un curso para aprender algo que siempre nos intrigó, en una conversación que nos deja pensando, en probar hacer algo que no sabíamos. 

En muchas casas, atravesar la cuarentena implica compartir mucho más tiempo con el resto de la familia, ¿crear en solitario o en grupo?

Creo que re-encontrarnos desde lo creativo es una oportunidad única de compartir energía, tiempo y espacio y conectar desde otro lugar, y es una forma de pasar la cuarentena acompañado de una actividad que hacer con las personas que nos rodean más allá de las actividades cotidianas. También es un momento muy introspectivo y buscar un momento de soledad y calma para conectarse con uno puede ser muy enriquecedor.

Cada uno va creando su nido creativo personalizado donde puede construir, con curiosidad y apertura, una cuarentena que lo inspire.

¿Cómo hacemos para seguir creando luego de que esto pase?

Cuando la tormenta pase, van a quedar aprendizajes, aunque todavía no podamos verlos. Esos aprendizajes, esa nueva mirada, ese salir a la calle sin darlo por sentado, con todos nuestros sentidos potenciados por la gratitud, nos van a guiar. Si bien la rutina volverá a la normalidad, creo que tenemos que guardarnos ese tiempito para conectarnos con algo que nos hace bien, que nos desafía, y nos inspira. 

Autor: Ma. Catalina Jimenez