#LaPlazaDeMayo Testigo de nuestra historia



Es el espacio público más célebre e importante de nuestro país. Ha sido y es el escenario de manifestaciones políticas, reclamos ciudadanos e incluso festivales y actos de gobierno. Rodeada de edificios históricos y gubernamentales, en la Plaza de Mayo sucedieron los hechos más importantes de la historia argentina.

Está situada en el barrio de Monserrat del microcentro porteño. Su nombre conmemora a la Revolución del 25 de mayo de 1810, fecha en la cual los ciudadanos se reunieron allí para expulsar al Virrey y formar el primer gobierno patrio. Desde ese momento, este acontecimiento originario le otorgó a la plaza una carga simbólica muy fuerte, ligada a nuestra identidad nacional.

En su centro se ubica la Pirámide de Mayo, construida en 1811, que con 18 metros de altura recuerda a los revolucionarios artífices nuestra Independencia. También se alza el monumento al general Manuel Belgrano, inaugurado en 1873 para homenajear al creador de la bandera patria. Mientras que alrededor de la plaza se encuentran:

Casa de Gobierno: Situada en el lugar en el que estuvo el antiguo fuerte de la ciudad, es la sede actual del Poder Ejecutivo. Cuenta con un característico color rosado en su fachada.

Cabildo de Buenos Aires: Erigido en 1725, la antigua sede del virreinato alberga en la actualidad al Museo Histórico Nacional del Cabildo y de la Revolución de Mayo.

Catedral Metropolitana: Consagrada en 1836, cuenta con un llamativo exterior de estilo neoclásico y el interior de una iglesia colonial española.

Banco de la Nación Argentina: Construido entre 1940 y 1955, es un imponente edificio con una combinación de estilos clásicos en clave monumentalista similar al edificio del Museo Nacional de Bellas Artes.

Es en este escenario urbano, reconocible para la mayoría de los argentinos, que han ocurrido los siguientes hechos de nuestra historia reciente:

17 de octubre de 1945:

Una multitud se concentró en la plaza para pedir por la liberación de Juan Domingo Perón en lo que es recordado como el Día de la Lealtad Peronista. Finalmente, Perón fue liberado, dio un memorable discurso y al año siguiente fue elegido Presidente.  

1955: Bombardeo, caos y muerte

El 16 de junio de 1955 14 toneladas de explosivos cayeron sobre el microcentro y la Plaza de Mayo dando muerte a más de 350 personas y dejando 2.000 heridos. El objetivo era asesinar al Presidente Juan Domingo Perón, que enfrentaba el rechazo de la Iglesia Católica, la Sociedad Rural y sectores de las Fuerzas Armadas.

1977: Primera ronda de las Madres

El 30 de abril de 1977 las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo realizaban la primera marcha en reclamo por la aparición de sus hijos y nietos desaparecidos durante la última dictadura militar (1976-1983). Como en ese entonces estaba prohibido el agrupamiento de más de tres personas en la vía pública, ellas empezaron a dar vueltas alrededor de la Pirámide de Mayo. Cada jueves a las 15.30 reiteran su reclamo en la plaza y siguen marchando como el primer día.

1983: El retorno de la democracia

Raúl Alfonsín juró como Presidente en un acto multitudinario en la Plaza, realizado el 10 de diciembre de 1983. Representaba no sólo la vuelta a la democracia, sinoel fin de un período nefasto en Argentinaque duró siete años. Aires de esperanza invadían la ciudad y la nación.

Argentina campeón mundial de fútbol

El 30 de junio de 1986, un día después del triunfo ante Alemania, la Selección Argentina encabezada por Diego Armando Maradona, regresaba al país con la Copa del Mundo disputada en el mundial de México ‘86. Junto a sus compañeros, Diego la exhibió desde el balcón de la Casa Rosada ante una plaza colmada y eufórica.

2001: Represión policial y renuncia del Presidente Fernando De la Rúa

El 19 de diciembre de 2001 el país estallaba con las protestas, los cacerolazos en contra el corralito, los saqueos en supermercados, los tumultos en casas de cambio, las largas filas en embajadas y la represión policial en el centro de la ciudad. Luego de haberse declarado el estado de sitio la Plaza de Mayo se llenó de gente. Al día siguiente renunciaría el Presidente Fernando De la Rúa, quien salió de la Casa Rosada en helicóptero.

A estos hechos podrían sumarse muchos más que en definitiva convierten a la Plaza de Mayo en un sitio emblemático de la vida ciudadana y democrática. Ya sea como el lugar donde el pueblo hace oír su voz cuando las instituciones no lo representan, o como un espacio de encuentro y celebración en torno a una causa en común. Por todo esto, el simbolismo de la plaza está abierto a las nuevas reivindicaciones e hitos de nuestro devenir como sociedad.

Autor: Luis Espeche