#ElDesayuno un hábito saludable, por Diego Sívori



Cada mañana nos levantamos y arrancamos con la rutina diaria. A veces nos cuesta un poquito más y otras menos; a veces estamos a las corridas y otras veces, contamos con mas tiempo. Entre éstas diferencias nos encontramos también con los desayunan y los que no.

Ahora bien, ¿es importante desayunar?

El desayuno es una comida relevante del día, pero no la única. Tener hábitos alimentarios saludables implica realizar el desayuno, almuerzo, merienda y cena; y en caso de ser necesario, agregar alguna colación a media mañana o a media tarde. Esto permite incorporar diferentes nutrientes en cada comida.

¿Qué pasa si no desayunamos?

Cuando uno se levanta, se encuentra en modo ayuno; es decir, dispone de muy poca energía. Si no desayunamos, el cuerpo trabaja a media máquina, ya que el combustible proporcionado por la cena de la noche anterior fue destinado a reparar el cuerpo durante el descanso. Para aquellos que no suelen desayunar, un primer paso es identificar que dificultades tienen a la hora de adquirir este hábito. Por ejemplo, aquellos que se levantan sin apetito pueden esperar y desayunar en su trabajo; aquellos que cuentan con poco tiempo, pueden dejar parte del desayuno pre-armado la noche anterior y otros incorporarlo como un momento valioso para compartir en familia.

¿Qué alimentos pueden formar parte de un desayuno saludable?

Los LÁCTEOS como leche, yogurt o queso que aportan calcio, tan importante para los huesos, y proteínas completas que dan saciedad, es decir, reducen y retrasan la sensación de hambre. Agregar un HUEVO al desayuno es una gran elección por su alto contenido proteico; lo cual es beneficioso para el cuerpo ya que éste gasta una gran cantidad de energía en digerir las proteínas, lo que favorece la oxidación de las grasas. Los CEREALES también forman parte del combustible: pan blanco o integral, galletitas de agua o de salvado, vainillas, by-biscuits, copos sin azúcar, o algún cereal de desayuno. Recuerden que las versiones integrales o de salvado, dan un plus de fibra y vitaminas. Del mismo modo las FRUTAS que aportan energía y además, ayudan a sumar vitaminas, minerales y fibra. Éstas las podés incluir en el desayuno o bien consumir a media mañana. Otro aspecto fundamental, es recuperar LÍQUIDOS y arrancar el día bien hidratados. Algunas opciones pueden ser: infusiones como té, mate, café; jugo de frutas naturales o lácteos como leche o yogurt bebible.

Te dejo algunas ideas de “Nutrición fácil en tiempos difíciles” para armar un desayuno bien completo, saludable y tentador… que lo disfrutes!

Licuado frutal de té verde

Licuar 1 fruta chica a elección, 3 cucharadas de yogurt griego, 1 banana chica, hielo y 1 taza de té verde colado y frío.

French Toast saludable

Remojar una rodaja de pan integral semillado en la siguiente mezcla: claras (2 unidades), leche descremada (1/4 taza), esencia de vainilla y ralladura de limón. Llevar a una sartén de teflón antiadherente a cocinar hasta que se dore. Untar la tostada con dos cucharadas de queso blanco descremado y colocar encima un huevo hecho en la sartén. Por último cubrir con un puñado de almendras y mix de semillas.

¿Querés más recetas y consejos de Diego? Entrá a… https://www.diegosivori.com/recetas

Autor: Diego Sívori