Vuelta al cole, de vuelta a #lasviandas



Durante la infancia la alimentación cumple un rol esencial en la prevención de enfermedades como sobrepeso, diabetes, alteraciones lipídicas, además de brindar todos los nutrientes para un desarrollo y crecimiento óptimo.

Prepararle a nuestros hijxs “la vianda es un tema fundamental. Damos mil vueltas y mientras pensamos, nos encontramos invadidos por publicidades y ofertas de alimentos “para chicos”, combos perfectos plagados de azúcares refinados, grasas y excesivas cantidades de sodio, además de unos cuantos ingredientes que, si quisiéramos leer, nos serían muy difíciles de comprender.

Por ello, quiero orientarte para que puedas preparar viandas atractivas para tus hijos, sin caer en alimentos perjudiciales para su buen crecimiento.

Tengamos en cuenta que es importante realizar en todo niñx, las 4 comidas: desayuno, almuerzo, merienda, y cena. Pero si ello no es posible, pensemos en ofrecerles, al menos,  alimentos con calidad nutricional.  Un primer paso: evitar los jugos repletos de azúcar y las galletitas dulces.  Como alternativa, te dejo algunas alternativas saludables.

  • Agua en lugar de jugo.  Infaltable una botellita en la mochila de cada niñx. Es importante que se mantengan correctamente hidratadxs. Evitemos los jugos industriales repletos de edulcorantes, azúcares, colorantes y aromatizantes. Como adultos responsables, démosle lo mejor e instauremos buenos hábitos desde pequeños. Ellxs mismxs se encargaran de probar esas bebidas.
  • Desayuno, merienda o colaciones. Galletitas o budines pero… caseros: de avena, de frutas, con chocolate y pasas, con frutos secos y si no hay tiempo de cocinar en casa, frutas de estación, siempre bienvenidas. También para pasar el rato, semillas de zapallo, de girasol, pochoclos. Cereales sin azúcar: maíz, quinoa pop, amaranto inflado. Barritas de cereal.
  • Almuerzo. ¡Tenés mil opciones! Y te aseguro que les van a encantar: tomatitos cherry con cubos de queso,tiritas de zanahoria y morrón con queso, faina, garbanzos crujientes. Sándwiches: queso, jamón, huevo, tomate, zanahoria rallada, remolacha rallada, lechuga, rúcula, aceitunas, palta.Son todas opciones de sándwiches saludables, con grasas de buena calidad,  proteínas, vitaminas y minerales. Milanesas de carne, pollo, cerdo, preferentemente al horno. Hamburguesitas de legumbres, brownies de porotos, croquetas  o mini tartas de verduras.

La planificación es la clave para facilitar la rutina. Podés preparar todo la noche anterior para tenerlo listo al día siguiente. Recordá siempre Asegurarte de una correcta preparación, envasado, transporte y refrigeración.

Autor: Euge Serafica