Las escapadas del #PlacerEnCuarentena



Las consecuencias de la cuarentena en nuestros estados emocionales son muchas: ansiedad, angustia, miedo, depresión, incertidumbre etc. Cada uno de nosotros podría armar su propia lista ubicando distintas sensaciones en el podio de su ranking emocional. El cuerpo también experimenta las restricciones de no poder movilizarse ni estar en contacto con los demás, no poder hacer deportes, sentirse parte del ambiente y transitar la ciudad libremente. Hoy más que nunca nos damos cuenta de lo que significaba el bienestar de vivir con más libertad.

Muchas veces el impacto físico es importante y podemos llegar a somatizar: insomnio, agotamiento, dolores musculares, malestares digestivos, jaquecas o falta de apetito son algunos de los síntomas que pueden presentarse en este periodo extendido del aislamiento obligatorio. Las circunstancias actuales también son favorables a la intensificación de algunas adicciones, por lo cual es importante que estemos alertas frente a los cambios de conducta propios o de familiares y amigos.

Tal vez como una forma de enfrentar esta situación y canalizar una serie continuada de faltas a través de otros recursos disponibles, las personas aumentaron el consumo de algunos productos que curiosamente se vinculan con la satisfacción del sabor, el movimiento del cuerpo o simplemente la distracción y el entretenimiento. Como si de alguna manera buscáramos escaparnos del entorno actual de restricciones y encontrar refugio en estas dosis de placer que nos ofrece el mercado en estos momentos. Así, nuestros hábitos de consumo cambiaron drásticamente afectando a ciertos sectores y beneficiando a otros, según un estudio de la consultora Scentia.

Veamos cuáles son los consumos del placer en esta cuarentena:

  • Helados y chocolate: hay quienes los consumen durante todo el año, pero en estos meses la venta de los mismos se incrementó, ubicando a estos alimentos en el ranking de los más vendidos. Ambos productos son los compañeros ideales a la hora de mirar una película, una serie o para disfrutar en familia. Y particularmente, el chocolate desde siempre se lo relacionó con la sensación de bienestar y felicidad, algo que algunos explican en virtud de su contenido de magnesio y antioxidantes que estimulan al cerebro para facilitar esas sensaciones.
  • Vino y bebidas alcohólicas: luego de un primer impacto en la industria vitivinícola, vinculada a la afectación general del comercio y el cierre de locales de venta directa al público, el consumo de vinos se está disparando gracias a las ventas on line, que hoy por hoy, es la gran apuesta del sector. El alcohol puede generarnos emociones positivas y negativas. Entre las positivas muchos refieren alegría, confianza y seguridad en sí mismos, relajación e incluso sensualidad. Atributos que sin duda permitirían sobrellevar circunstancias de aislamiento como la que vivimos. Es necesario en este punto hacer la salvedad de que el consumo debe ser moderado para evitar la adicción y dependencia.
  • Fitness y entrenamiento: según informó al diario La Nación la Empresa Mercado Libre, en las primeras etapas de la cuarentena las ventas on line estuvieron asociadas mayormente a la compra de alcohol en gel y barbijos. Si bien esas ventas se mantienen, en las últimas semanas surgen nuevos compradores en otras categorías. Así, entre los productos más vendidos están la colchoneta yoga, la banda elástica con manijas, las pesas tobilleras de 2 kg y las bicicletas fijas. Estos datos nos muestran que las personas también tienen necesidad de  ejercitar sus cuerpos y de alguna manera compensar la imposibilidad de hacerlo en los parques, yendo al gym o al aire libre. No todo en la vida es comer.
  • Libros digitales: Si bien hay una fuerte caída de la venta del libro en papel debido en gran parte por el cierre de las librerías físicas, a la par, aumentó la producción y venta de libros digitales y su comercialización on line. Nadie puede dudar de que leer un buen libro es uno de los grandes placeres. Y hacerlo en la comodidad del hogar o en nuestro rincón preferido de la casa, es una grata experiencia. Por eso, el acceso a los bienes culturales también es una de las búsquedas de los argentinos en estos momentos de confinamiento.
  • Tecnología: de acuerdo con cifras oficiales de PayU, en Argentina y Latam, las plataformas de comercio electrónico acrecentaron en abril la cantidad de transacciones en un 11% para el sector tecnológico. En particular, los teléfonos celulares y televisores están cerca de la falta de stock en nuestro país. Al estar sin poder comunicarnos cara a cara, el celular es tal vez el dispositivo más importante de la comunicación humana. En este caso, el énfasis está puesto en el criterio de utilidad además del disfrute. Pero si hablamos de entretenimiento en tiempos de cuarentena, el televisor es sin duda uno de los grandes protagonistas. Más aún los televisores inteligentes que cuentan con conexión a internet y permiten vincularlos a diversos dispositivos del hogar. Aunque por más tecnología 4k o 3D que tengamos, nada reemplaza la experiencia vivida de viajar, encontrarnos o circular libremente.
  • Videojuegos: Las ventas y descargas de videojuegos también se dispararon durante la cuarentena. Según informó Nielsen’s SuperData. Los jugadores gastaron 10 mil millones de dólares el mes pasado, un 11% más en comparación con marzo de 2019. A su vez, la presencia de niños y adolescentes en sus casas, debido a que no tienen que asistir a la escuela, hace que pasen muchas horas con sus padres. Por eso, encontrar la forma de mantenerlos entretenidos es uno de los grandes objetivos de esta etapa que estamos viviendo. Sobre todo porque esta es una manera de manejar la ansiedad de los chicos y de contenerlos para soportar el aislamiento.

De distintas formas buscamos de sobrellevar los momentos que vivimos, que son inéditos en la historia de la humanidad. El cambio de hábitos y las tendencias de consumo expresan también esta necesidad de compensarnos aunque más no sea simbólicamente en este escenario de limitaciones que se nos impone. Bien vale la pena esta adaptación si en definitiva nos permite quedarnos en casa y cuidarnos de la pandemia.

Autor: Luis Espeche