#LecturasPendientes ¿qué hacer con los libros acumulados?



Les propongo un ejercicio. Vayan a su biblioteca. ¿Separan los libros sin leer de los leídos? ¿Encuentran fácilmente los libros sin leer o después de un tiempo quedan ocultos en el fondo? ¿Identifican alguno? Agarren 3, 4 o 5 y déjenlos cerca mientras leen esta nota.  

¿Qué es un pendiente?

En mi caso, tengo identificados los libros que todavía no leí en mi memoria. Como si cada vez que veo la biblioteca mi mente los resaltara con un color brillante y pudiese verlos con la nitidez que te da el zoom de una cámara reflex. Esta cualidad de identificación la utilizo para seleccionar los libros que me llevo a mis vacaciones, época en la que tengo más tiempo para leer lo que me gusta. La valija en diciembre se ve invadida por 10, 15 libros. Algunos más largos que otros, cuentos, novelas, ensayos, escritos por mujeres u hombres, clásicos o contemporáneos pero todos tienen en común formar parte de mis pendientes.

Defino como libro pendiente a aquel que se encuentra en mi biblioteca hace un año o más y aún no fue leído. Las razones para posponer libros son muy variadas, cada uno/a tendrá las suyas, las mías suelen ser estas:

  • Compré ese libro en una feria o en una librería con una promo y por lo tanto me traje más de uno.
  • Es muy largo para leerlo durante el año, tengo que esperar a las vacaciones.
  • Tengo otras prioridades de lectura: facultad o trabajo.
  • La temática es muy similar a libros que vengo leyendo y prefiero espaciarlo.

Reto lector: ¡Leamos pendientes!

Generalmente hago una lista en mi cabeza de aquellos libros que voy a leer cuando esté de vacaciones. Algunos se van agregando, mientras otros van a ser dejados afuera y se transforman en eternos pendientes. Por esta razón, y porque siempre llevo a mis vacaciones muchos más libros de los que puedo llegar a leer, es que me propuse al comienzo de este 2020 leer más libros pendientes de mi biblioteca.

Mi reto lector es leer 2 pendientes por mes y les propongo a ustedes que según la cantidad de libros que tengan en su casa sin leer hagan lo siguiente: si normalmente leen 2 o 3 que sea 1 , si leen 4 libros por mes destinar dos de esos libros a pendientes, y así sucesivamente. De esta forma, podemos seguir comprando aquellas novedades que nos llaman la atención y no dejar de experimentar esa linda sensación de ir a una librería y elegir. Mientras tanto, nos ponemos al día con los libros que tenemos en casa.

¡Manos a la obra!

Llegó el momento de agarrar los libros que habías separado al principio de esta nota y responderte las siguientes preguntas:

  • ¿Hace cuánto tiempo tengo este libro sin leer?
  1. Meses
  2. 1 año
  3. + de 1 año
  • ¿Por qué lo compré?
  1. Me lo regalaron
  2. Me lo recomendaron
  3. Me llamó la atención
  • ¿Cuan largo es?
  1. 90-200
  2. 200-400
  3. +400
  • ¿La temática me sigue interesando?
  1. Si
  2. no
  3. n/n

Primero vamos a separar los libros que nos siguen interesando leer de los que no. Los lectores/as evolucionamos. Tal vez ciertas historias que en el pasado nos encantaban hoy pueden aburrirnos o presentar una estructura poco atractiva. Es decir, puede que haya tenido una etapa de leer libro de misterio tras libro de misterio y hoy, tal vez, mis inquietudes están más cercanas de libros testimoniales o autoficcionales, por dar un ejemplo . Los gustos pueden cambiar y con el tiempo las lecturas preferidas pueden transformarse en otras.

¿Qué hacer con los libros que ya no nos interesan? Podemos guardarlos en una caja y destinarlos para regalar, donar, vender, o intercambiar en librerías de canje o en ferias como la de Plaza Italia, la de Parque Rivadavia, la de Parque Centenario, entre otras.

Ahora que tenemos nuestra preselección de libros que nos interesan, nos fijamos su extensión. Recomiendo arrancar por el libro más corto ya que es un objetivo más sencillo de cumplir y más probable de terminar.

Ya tengo el libro, ahora construyo el hábito de lectura

¿Cómo hacemos para conectar con un libro que tenemos hace tanto tiempo y que por varias razones no leímos antes? El vínculo que se genera entre el lector/a y el texto no siempre es inmediato por eso les dejo algunos tips para poder mantenerse en ese libro hasta lograr el clic:

  • Busquen un lugar cómodo para leer.
  • Dejen el celular en otra habitación y si pueden en silencio para no distraerse.
  • Fijense un objetivo: media hora/ 40 min leyendo de corrido; leer el primer capítulo sin interrupciones; si se trata de cuentos o ensayos proponerse leer el primero.

Si logramos leer un capítulo o un cuento completo, vamos a darnos cuenta si ese libro es para nosotros/as. ¿Por qué? Porque en esas primeras páginas que logramos leer de corrido representan una idea completa que quiso expresar el/la autor/a, por lo tanto, ya tenemos una buena idea de lo que puede ser el resto del libro y, así, saber si nos gusta. Si el libro no nos gustó podemos separarlo en la pila de aquellos que vamos a regalar o canjear.  

Entonces, si buscamos en nuestra biblioteca aquellos libros que tenemos sin leer, los clasificamos y luego elegimos uno breve para poder terminarlo en el caso que nos guste, vamos a empezar a generar un hábito de lectura que nos va a permitir leer más seguido.

Leer media hora/40 min todos los días va a permitir que podamos terminar un libro en una semana. La clave es encontrar el momento donde tengamos menos distracciones. Una idea, leer cuando nos despertamos, en vez de mirar los mensajes y checkear redes sociales, propongámonos agarrar el libro elegido y leer media hora.

¡Sumensé al reto lector #LeamosPendientes!

   

Autor: Agustina De Diego