Tranquilizarnos y aclarar creencias equivocadas, es fundamental



Cecilia Vaccarini*, joven psicóloga argentina quien actualmente reside en Barcelona, desdibuja la distancia y desde su casa, se acerca a #BAenRED mediante una interesante charla en la que nos da su mirada profesional acerca de cómo transitar la cuarentena, aprovechar este tiempo para repensarmos, rearmarnos y afrontar esta pandemia causada por el Covid – 19, de la mejor manera posible.

En un contexto impensado como éste en el que una enfermedad desconocida como el coronavirus afecta a los seres humanos a gran escala y a nivel mundial, ¿qué pasa en nuestro cerebro?

-Cuando ocurren situaciones como ésta, que representan una amenaza, nuestro cerebro envía señales a nuestro cuerpo que funcionan activando mecanismos de defensa ante ese estado de alerta. Esto ocurre en los humanos y animales desde el inicio de los tiempos y es necesario para la supervivencia.

Ahora bien, cuando esa amenaza es de gran magnitud de modo que escapa a nuestro control y los recursos con los que contamos no son suficientes – o eso creemos- para enfrentar esa adversidad; aparecen allí estados de ansiedad desproporcionados que pueden llevarnos a otros más agudos o paralizantes.

Se genera entonces una sintomatología particular producto de un conjunto de situaciones totalmente nuevas: incertidumbre extrema, ansiedad, miedo, angustia, insomnio, que pueden acentuarse más aún dependiendo del aquí y ahora de cada persona. Por ello, tranquilizarnos y aclarar creencias equivocadas, es fundamental.

En estos tiempos, es importante tener presente que no todo escapa a nuestro control, contamos con una herramienta fundamental que sí está a nuestro alcance y puede hacer mucho más de lo que creemos: la prevención y el conocimiento.

Conocimiento de lo que ha ocurrido y ocurre en otras zonas afectadas para  anticiparnos y prever ese tipo de situaciones. Por ello es necesario cumplir con la medidas recomendadas por los profesionales de la salud: lavarnos las manos correctamente, evitar tocarnos la cara, estornudar o toser sobre el codo o el hombro, respetar la cuarentena, evitar el contacto social físico, salir de casa lo justo y necesario, y de salir, tomar la distancia solicitada. Respetar y llevar a cabo estas conductas es vital, asegura mejores pronósticos para todos y nos van a ayudar a sentirnos más tranquilos al estar ocupándonos de nuestra prevención.

Como actual residente de Barcelona y viendo cómo se ha manejado la situación tanto de forma individual como colectiva, puedo asegurar que tienen una gran ventaja delante de ustedes y es necesario aprovecharla para estar más preparados para un posible pico de la enfermedad. Responsabilidad individual y conciencia colectiva como pilares. Es el momento de tomar posición activa (aunque el término resulte paradójico) y ser protagonistas de una mejora en los resultados. Es hora de dejar de delegar la responsabilidad de nuestra realidad en un otro y hacernos responsables subjetivamente.

¿Cómo podemos transitar este  tiempo  en el cual se nos modifican las rutinas, y los modos de hacer tanto a nivel laboral como familiar?

-La cuarentena que tanto se nos pide que respetemos, es una situación completamente nueva e inesperada para la mayoría de nosotros. Nuestras rutinas cambian por completo y nuestras formas de vida también.

Los que podemos estar en casa trabajando, debemos adaptarnos a horarios nuevos, formas de trabajo completamente distintas y en muchos casos con procesos no reglamentados que lleva a más confusión porque no hay lineamientos claros a seguir; lo cual puede desestabilizar, tanto como representar un desafío e incluso una gran oportunidad de desarrollo y expansión.

Ante situaciones excepcionales como ésta, mucho se va diseñando sobre la marcha y puede ser un gran momento para incorporar y diagramar nuevas estrategias. Presentarlas ante colegas y personas a quien reportamos laboralmente, puede ser una opción que nos permita mostrar nuestras aptitudes y aportar otras formas de hacer.

En cuanto a los vínculos familiares, todo depende de cómo y con quiénes estemos transitando esta cuarentena. En caso de estar con otras personas debemos adaptarnos a compartir el espacio 24/7 y a desarrollar tareas en un espacio en el cual habitualmente no lo hacíamos. Tengamos presente que esta situación extraordinaria afecta a todos los integrantes de la casa por igual. Respetar los tiempos y espacios de los demás es fundamental para que los vínculos familiares o de convivencia no representen otro obstáculo a sortear.

Quienes tienen niños pueden armarles una rutina y hacerlos partícipes en ello. Organizar tanto sus tareas escolares como otras actividades que realizan en casa, puede funcionar como un modo de contención. Es importante poder comentarles lo que sucede, no excluirlos ni ocultarles información, ellos perciben y saben que algo es distinto, que sus rutinas cambiaron y es importante que sepan por qué. Administrarles la información correctamente, de modo que estén al tanto, pero sin asustarlos. El saber lo que pasa puede incluso ayudar a la incorporación de hábitos de prevención básica.

Tengan en cuenta que algunos niños pueden manifestar conductas como: miedo a estar solo, pesadillas, ganas de dormir con sus padres e incluso pueden llegar a  hacerse pis mientras duermen. Esa reacción puede ser parte de este proceso de incertidumbre, hay que poder acompañarlos y consultar a un médico si persiste .Intentar evacuar las dudas o consultar por las vías virtuales que puedan estar habilitadas o disponibles, es un buen recurso.  Hoy la tecnología puede funcionar como gran aliada en estos casos, y a través de ella podemos contar con muchos profesionales.

En cuanto a quienes están solos, es el momento para aprovechar y darnos tiempo para nosotros, para hacer aquello que posponemos porque el ritmo del día a día no nos deja, y fundamentalmente mantenernos conectados con nuestros afectos. En los tiempos que corren podemos sentirnos acompañados cada vez que queramos. Las redes sociales, las videollamadas y los chats hacen que estemos cerca, aun estando a miles de kilómetros y eso te lo aseguro por experiencia personal.

¿Es la cuarentena una oportunidad para reflexionar sobre nosotros? ¿Puede esta experiencia ayudarnos a repensar el mundo y sus valores?

-Si, absolutamente. Se nos presenta una gran oportunidad de conectar con nuestro espacio, nuestro tiempo, nuestros sentimientos de una manera distinta. Escuchar (nos) más, recuperar la palabra y el dialogo. Es posible que cuando logremos recuperarnos de esto, ya no seamos los mismos.

 Mi deseo es en un futuro próximo hayamos logrado ser en una mejor versión de nosotros mismos. Que se refleje tanto en la sociedad, como a nivel  personal. Sabiendo que la solidaridad para con un otro y la responsabilidad de mis actos para conmigo y con la sociedad es fundamental para salir delante de cualquier situación y fundamentalmente de una afección colectiva como la que estamos transitando.

Para tener en cuenta

  • Prevención. Llevar a cabo las principales medidas como son mantener el aislamiento y lavarnos las manos con agua y jabón de manera frecuente.
  •  Información: Consultar en fuentes certificadas y oficiales: boletines emitidos por el gobierno, ministerio de salud, OMS.
  • Números de contacto: tener siempre disponibles y accesible los números telefónicos del servicio de salud y urgencias, policía, bomberos.
  • Grupo de riesgo: tener presente si hay personas en la familia mayores de 65, con enfermedades crónicas preexistentes o con patologías respiratorias: diabetes, hipertensos, con problemas cardiológicos, fumadores, entre otros, para dar aviso, en caso de ser necesario, y que se puedan tomar los recaudos correspondientes.

Afectados (Infectados) con COVIC – 19:

  • Mantener la calma y tranquilidad. En caso de ser positivo, tener presente que son más las chances de recuperarse, de las que no y es vital tenerlo presente. Nuestro cuerpo y cerebro funcionan en conjunto, y poner el foco en la recuperación es casi tan importante como seguir las prescripciones médicas correspondientes. HAY GRANDES POSIBILIDADES DE RECUPERACIÓN Y CON ELLO HACERNOS INMUNES AL VIRUS.
  • No callarlo, muchos por vergüenza o temor a sentirse excluidos, lo callan. Es importante compartirlo para poder cuidarnos a nosotros y a quienes nos rodean; y que todos podamos tomar las precauciones necesarias. Además para poder generar una red en caso de necesitar algún tipo de asistencia. 
  • Llevar adelante las indicaciones dadas por el personal médico, consultar e iniciar o continuar con el tratamiento psicológico en caso de ser posible para que sea parte del acompañamiento en el tratamiento.

*Psicóloga UBA – M.N. 69579 Si querés podés seguir y contactarte con Cecilia en @lapsicoonline

Autor: Luis Espeche