A mis compañeros del #HOSPITAL, por *Graciela Amalfi



Queridos todos, nos toca transitar la pandemia más importante del siglo. Nos toca ir todos los días a entregar lo mejor de nosotros (de nuestro conocimiento, de nuestro amor para con los demás). Nos toca NO saber qué será lo mejor. Nos toca caminar la incertidumbre, las normas que van cambiando para que las cosas transcurran por el mejor camino. Nos toca dejar a nuestras familias, y volver a casa tomando todos los recaudos indicados para que el ‘’Virus de la Corona’’ no entre en nuestro hogar, y que no se contagien aquellos a los que más amamos.
Nos toca ver que hay mucha gente dando vueltas por la calle ‘’como si nada’’. Nos toca tener ganas de decir que esa gente no se merece que cada uno de nosotros estemos ahí en el hospital. Y sí, nos toca pensar en forma egoísta, a veces: no somos inmaculados. A unos, les toca tener miedo. A otros, bronca. A muchos, miles de sentimientos encontrados. Pero, sé que todos nosotros estamos en la batalla desde el lugar en donde nos toca estar. En esta guerra, cada uno de nosotros es importante: el que está combatiendo frente a los cañones, el que hace de ese espacio el lugar más limpio, el que entrega los insumos para que se usen en tiempo y forma… el que tiene que dirigir y decir para qué lado nos vamos hoy…
Uno más Uno más Uno, así se va sumando el equipo que trabaja en el Hospital. Y esto aplica a los miles de compañeros de Salud pública y privada de nuestra Argentina.
Sepan, sepamos algo: esta historia la escribimos entre los de adentro (nosotros) y los de afuera (familias, amigos, vecinos).
Y dentro de unos años, nuestros hijos o nietos o sobrinos podrán contar orgullosos que ‘’mi mamá, mi papá, mi abuelo, mi abuela, mi tía, mi tío enfrentaron con garra la pandemia más importante del siglo’’.
Por eso queridos, sigamos para adelante: pronto esto quedará en nuestro recuerdo como una de las entregas más importantes que nos tocó vivir, o la más importante.
Aplaudo de pie a cada uno, no porque lo necesitemos para vanagloriarnos sino para que mutuamente nos demos fuerza.
Gracias a quienes se quedan en casa (cosa que se hace insoportable, lo sé), pero es por poquito tiempo… pronto saldremos de ésta.


*Farmacéutica. MN 11.093.
Hospital público de CABA.