#VivaVoce Andrea Prodan, por Diego Valente



Una rara avis dentro de la música grabada en la Argentina. Este disco fascinante y extraño tiene una particularidad que lo hace único en su especie: todos los sonidos de Viva Voce fueron creados por la voz de Andrea prodan.

Lo más interesante es que un álbum con esa curiosa característica, lejos de sonar experimental e inaccesible, está repleto de bellas canciones tarareables y de fácil acceso:  desde la muy londinense “Mind The Gap” un hip hop frenético que no desentonaría en los primeros discos de Massive Attack hasta la dulce y melancólica balada “Desert Rose”, desde la increíble “Tredici Banana” que suena como unos Beach Boys italianos cantando en las noches de Venecia hasta “Siete Años Después” ese homenaje  vital y nada solemne de Andrea a su hermano Luca, lleno de referencias a la música de Sumo.

A mitad de los noventa, Andrea Prodan tuvo esta idea brillante y dio forma a un disco tan interesante y cosmopolita como su creador: un actor y músico italiano que recorrió el mundo hasta instalarse en Córdoba, Argentina.

Autor: Diego Valente