Aprender 2017 #TrabajoVsRendimiento



#Aprender2017 dejó muchos temas para analizar y repensar en relación con el nuevo proyecto educativo “Escuela del futuro” que propone que durante el último año de la escuela secundaria los estudiantes, a modo de práctica, realicen pasantías en empresas privadas. si nos detenemos en los resultados de obtenidos, podemos ver cómo baja el rendimiento académico  en los estudiantes que trabajan

 De los estudiantes que trabajan

17% de los evaluados manifiesta contar con un trabajo remunerado fuera de su hogar. 
28% de los estudiantes de NSE bajo, trabajan.

Los resultados del #Aprender2017 nos indican la necesidad de que el Estado llegue a estos sectores con políticas activas que acompañen el desarrollo de su educación. Proveer herramientas para que no tengan la necesidad de trabajar o bien, en los casos que el trabajo sea una decisión personal, acompañar con herramientas acordes al siglo XXI, que le permitan al estudiante no quedar relegado, respecto de sus compañeros que no trabajan.

LENGUA. El 14.5 % de los estudiantes trabajadores, no alcanza el nivel básico, mientras que en aquellos estudiantes que no trabajan,  el porcentaje desciende a un 8.4 %. Asimismo, si nos detenemos el porcentaje que alcanzó un nivel avanzado, podemos observar una diferencia de un 10% a favor del grupo que no trabaja.

MATEMÁTICA. El 26.7% de estudiantes  que trabaja NO alcanza el nivel básico, y supera en 5 puntos el porcentaje de estudiantes que que no trabaja,  y tampoco alcanza el nivel básico, cuyo porcentaje  es de 21.6%

En el extremo opuesto, podemos ver, que el nivel avanzado sólo es alcanzado por el 7.1% de los estudiantes trabajadores, mientras que el porcentaje entre los estudiantes que no trabajan asciende al 12.6%.

Teniendo en cuenta los efectos que provoca en el rendimiento educativo el trabajo remunerado fuera del hogar, ahora con el nuevo proyecto que intenta aplicar el Gobierno, llamado “Escuela del futuro”, quieren que los estudiantes realicen pasantías no pagas en empresas privadas  durante el último año de escuela secundaria.

Si bien el Gobierno pretende darle a estas pasantías una función de experiencia práctica, en función de lo visto en los resultados y, sabiendo lo que implican las pasantías en empresas privadas, en las que se trabaja a la para de cualquier otro trabajador, pero con menos beneficios  y en este casos, sin siquiera un incentivo.Consideramos que claramente hay otras formas más acordes  a una práctica educativa tal como la que “ supuestamente” quieren aplicar…

Para pensarlo… 

Por qué la elección de empresas privadas, en lugar  de prácticas/ trabajos de campo en ONGs, Instituciones públicas, Cooperativas? De ese modo, no se estaría llevando adelante una práctica real y tangible en la que, mientras se aprende, colaboren con una Institución sin fines de lucro, que lo necesite? Con la exigencia horaria y la presión del trabajo diario de una empresa privada, realmente se podrá llevar adelante una práctica/ aprendizaje, o se estará realizando una pasantía no paga?

La Secundaria del futuro se comenzó a implementar este año en 19 colegios porteños;  por lo tanto, la primeras pasantías serán en 2022. Estamos a tiempo. Breguemos por una práctica legítima,  y no un contrato con letra chica. El solo hecho de pensar que nuestros estudiantes secundarios se pueden convertir en mano de obra gratuita para un sinfín de empresas ávidas de estos jóvenes, debe movilizarnos a plantear estos interrogantes y exigir claridad dentro de esta nebulosa “Escuela del futuro”.

*Fuente y Gráficos: Aprender 2017

 

http://baenred.com/2018/04/13/laeducacionaprueba/