#Mujeres en el mar



 

Quién no se ha quedado largo rato mirando el mar. Cuántas figuras mitológicas se asoman en un espacio indeterminado como el agua. El mar. Esa ambigüedad en el sustantivo tan productiva: el mar y la mar a la vez…Lleno de dioses y diosas que custodian una región valiosa. Dos géneros en las mismas aguas que se mezclan todo el tiempo.

Con esta imagen elijo pensar el modo en que Lola Mora aceptó realizar una obra  encargada en 1902, para reemplazar la Pirámide de Mayo: La fuente de las Nereidas. Más allá de haber sido apoyada en su trabajo artístico, no logró escapar a esa mirada desconfiada que arrinconó su obra hasta la Costanera Sur. La fuente itineró por Buenos Aires al ser considerada una ofensa para la moral de la época: las nereidas ven nacer a la diosa Venus, en la parte inferior varones las sostienen. Estas sirenas ocupan la parte superior de la obra. Evidentemente Lola propone un lugar elevado para estas mujeres/diosas en un mar de preguntas.

La mano de una mujer modelando a tantos próceres de la historia. Mucho se dice sobre esto, acaso que tenía influencia en el poder político de entonces. Claramente estas ideas reducen su producción artística por el hecho de llamarse Lola.

¿Quién es esta mujer talentosa, desafiante, que usa pantalones en la Buenos Aires de 1900? Que esculpe una obra gigantesca de seis metros con mujeres desnudas. Su ubicación definitiva fue Costanera Sur. Sí. Cerca de sus orígenes. Mirando el agua. Sólo que el motivo de este emplazamiento fue la censura. Qué tipo de censura. A quién. Por qué.

#La desnudez. Ese erotismo con que se va cargando el cuerpo a medida que se enriquece desde su  anatomía, el carácter que se forma con la experiencia, la mirada que se sintetiza en las decisiones que vamos tomando durante el largo proceso de vivir.

Su obra no es potente sólo lo por la belleza renacentista, barroca, lo es por todas las capas de Dolores Mora que fue poniendo golpe tras golpe. Pienso en otras conquista del mar. La primera oficial submarinista de Argentina y de Sudamérica, Liana María Krawczyk. Desaparecida recientemente a bordo del submarino Aras San Juan. La lucha por nadar a contra corriente en muchos momentos de la historia. Es que todo tiene que ver con la convicción de dejarse llevar por los deseos que nos convocan.

Mujeres que atraviesan el sustantivo mar con cualquiera de los dos artículos: la mar/ el mar.  

#La fuente de las Nereidas encierra muchos escenarios: un movimiento estético, una postura sobre lo que significa ser mujer en 1900, la decisión de una profesión poco frecuentada por mujeres. El repudio a la obra se sostiene en una condena moral ligada a lo que debe entenderse por mujer. Qué espacios ocupar. Cómo hacerlo.

Su ser mujer es todo lo que elige para sí. Pensar en derechos particulares es un error, la igualdad de género aspira a la comprensión de una libertad universal ejercida por cualquier género. Toda época debe recoger sus prejuicios pasados, actuales, para revisar y aprender. Sí. Aprender mucho más.

Las Nereidas  es una obra producto del pensamiento de época. Tanto por su rechazo como por su aparición. El feminismo lucha con fuerza en el sigo XX. Todas las demandas sociales tienen un tiempo de maduración, se van construyendo por distintas voces, como deseo pero también como necesidad. Y llega el arte, una vez más, como siempre. Porque tiene palabra. Se constituye como una voz.

Qué deja su obra. Se dice que no ha hecho ninguna ruptura en términos estéticos. Creo que la ruptura entonces es haber creado, desde su mirada de mujer, las estatuas de muchos hombres de la historia argentina. Sus batallas las dio con el cincel sobre la piedra. Hay algo orgánico, propio, tiene que ver con los rasgos de los que estamos hechos y los que cada día vamos dibujando. Estamos en esos dibujos personales, con nuestra anatomía, una voz particular, una mirada sensata.

#Lola Mora es tan sólo un ejemplo sobresaliente de muchas mujeres que se lanzan a ese mar personal. Sólo que ninguna lucha es singular. Hubo un estado que decidió subvencionar sus estudios en Europa. Aunque luego fue abandonada en sus últimos años. Con apenas una pensión.

Trabajó el hierro, el mármol, la piedra. Elementos entendidos sólo para el mundo masculino. Pero la naturaleza de los materiales es una. Creo que se trata de esa naturaleza de la que debemos hablar siempre. Sólo desde esa naturaleza: la igualdad.

 

Lola Mora/ Pequeña Biografía

Dolores Candelaria Mora Vega de Hernández conocida como Lola Mora (San Miguel de Tucumán-  Buenos Aires 1936)

Escultora. Urbanista. Experimentó la minería y el cine. El 17 de noviembre se festeja el Día Nacional del Escultor y las Artes Plásticas como homenaje a su trabajo.

Premios Lola Mora. Se creó en 1998 por la Direccion General de la Mujer del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires

 Obras

  • Fuente de las nereidas. Costanera Sur
  • Grupo de estatuas en el Pasaje Juramento. Monumento Nacional a la Bandera. Rosario
  • Estatuas ligadas a próceres artentinos en las provincias de Tucumán, San Luis, Salta, San Juan, Córdoba, Mendoza, Corrientes, Buenos Aires.

 

Autor: Gabriela Oyola