Buenos Aires #Sinfonías de una gran ciudad



#LaCiudad. Espacio que se renueva constantemente. Nada es nuevo ni viejo, un torbellino de texturas se repliega en cada uno de los barrios. Sin embargo, para quienes miramos con ojos de arqueólogo los lugares que transitamos cotidianamente, el pasado siempre es relevante.  Cómo buscar, qué cosas elegir de ese panorama que nos ofrece la fotografía, el cine, la pintura, la arquitectura o cualquier texto que deja  huellas de nuestra ciudad.  

#ElCine. Una excusa para revolver entre cintas un poco de la historia de Buenos Aires. El arte es un documento siempre. El cine es la expresión que viene a depositar esa experiencia fugitiva de la modernidad. Casi se parece al tren en movimiento.

Las urbes tuvieron un lugar privilegiado en la pantalla. Todo es susceptible de ser filmado, pero las ciudades serán tema recurrente. Conocer el mundo mediante las vistas de panorama nos revela el alcance que tendrá la cinematografía.Tal es la evolución de este lenguaje cinematográfico que las imágenes urbanas conformarán un género llamado Sinfonía de Ciudades. Un film paradigmático: Berlín, Sinfonía de una gran ciudad.

#CineArgentino. Irrumpe en 1897 y ya en 1900 la cámara sale a la calle para registrar la llegada del Presidente de Brasil Don Campos Salles. Se suceden personajes ilustres que visitan la ciudad de Buenos Aires, algunos planos del Cabildo, los empedrados y  muchos curiosos que se cruzan frente a cámara. Buenos Aires tiene sinfonía propia y cualquier argumento es útil para incorporar los bosques de Palermo, el Riachuelo en La Boca o los comercios de ramos generales más destacados del centro. ¿Curiosidad?. En el film La vendedora de fantasías se pueden ver muchos objetos de época.

#DécadaDel’30. El país comienza a proyectar importantes cambios en todas  sus esferas sociales. El crecimiento en la industria y la gran inmigración europea son los rasgos más destacados de este periodo que terminó de configurarse en la década del 50´.  

Como toda metrópolis, Buenos Aires es la ciudad que absorbió rápidamente estos cambios. Fue el paisaje urbano el símbolo más claro de este desarrollo y al igual que otras artes el cine logró construir relatos de este profundo proceso de transformación.

#ElSonidoLlegaAlCine  y logra darle más brillo a Buenos Aires. El tango, sinónimo de barrio, noches de teatro, conventillos; sale del oscuro arrabal para situarse en la oscuridad de la sala y cantar a multitudes.  

¿Una película? ¡Tango! Dirigida por Luis Moglia Barth en 1933 con actuaciones de Tita Merello y Libertad Lamarque. El tango es absorbido allí por el melodrama, situándose en el centro de la ciudad pero también en sus bordes. Fotografías de calles empedradas, veredas angostas poco iluminadas, el interior del conventillo y sus bares. Huellas que aún hoy podemos rastrear.

Las películas ponen en escena la vida burguesa o la vida de los barrios periféricos. la llegada a Buenos Aires, trabajar, el sueño de la casa propia y los hijos universitarios.

El público busca reconocerse en los lugares cotidianos como también en sus aspiraciones. El cine otorga esta posibilidad.

#BuenosAires está en escena desde los orígenes del cine hasta hoy. Tal vez una tarea para curiosos sería entrever esa línea de tiempo tan necesaria para una arqueología de imágenes. Qué ha sido de Buenos Aires. Qué narran sus películas. Cómo se piensan sus habitantes. Cómo se relaciona la ciudad con el resto del país.

Nuestro cine tiene mucho para decir de esta ciudad. En nuestra larga historia cinematográfica la inmigración, las transformaciones económicas-culturales, la educación, las costumbres de las distintas clases sociales, son temas recurrentes en cada film.

Pero a su vez, podemos hacer un ejercicio inverso. Pensar a Buenos Aires fuera de Buenos Aires. Quién podría hacerlo mejor que Mario Soffici. Este gran director de la década del 40’ pone en jaque a la ciudad: para hablar de ella en términos de progreso viaja al interior del país y despliega su narración.  Kilómetro 111 es uno de sus primeros films. Aquí la ciudad no es el sitio de las divas o las mansiones lujosas sino un lugar para problematizar la ciudad como un espacio lleno de contradicciones.

Un buen punto quizás para repasar las diferentes miradas que propone el cine de estas décadas.

#Festivales Viajar es un modo de ponerse en contacto con lo material del espacio. Noviembre es el mes del festival de cine más importantes de nuestro país. El Festival Internacional de Cine de Mar del Plata. Este año cumple su Edición 32 y se exhibirán films desde el 17 al 26 de noviembre. Quienes hemos tenido la suerte de participar y espiar ciudades, pueblos, enormes capitales desde una butaca, sabemos que todo punto de vista desde donde contar un lugar es una posibilidad más, entre tantas, para pensar cómo y qué decir del lugar en que vivimos. Documentales, ficción, retrospectivas, cortometrajes, animaciones. Cada sección es una ventana de un enorme avión que nos desplaza con historias y paisajes. En próximas ediciones hablaremos de este viaje. Por ahora destacar que la mirada es quien configura estos espacios. Las ciudades tienen una vestimenta muy particular hecha de trozos materia pero también de palabras. El arte siempre recoge estos lugares y vuelve a reconstruir. La ciudad de Mar del Plata, en el mes de noviembre, se convierte en una gran vidriera para conocer la región, a nuestros vecinos y un poco más allá de nuestro continente.

Autor: Gabriela Oyola