#VueltaAlCole



Se terminan las vacaciones, los niños retoman sus actividades y te preguntas cómo hacer para que sigan manteniendo hábitos saludables comiendo fuera de casa. La mejor opción es que prepares viandas para que se lleven y así evitar que compren en el quiosco alimentos de bajo valor nutricional.  A continuación te voy a contar cómo preparar  viandas saludables y prácticas para que se lleven a la escuela sin descuidar la calidad nutricional de lo que comen. Lo ideal es prepararla la noche anterior y guardarla en la heladera. A su vez, deben ser simples y planificadas con anticipación, ya que ideas super elaboradas son difíciles de mantener en el tiempo porque terminan siendo agotadoras.

Lo principal es cómo se van a hidratar durante el día. La solución es incorporar en la mochila una botellita de agua. EL agua es la bebida más saludable ya que no contiene azucares ni conservantes. Es por eso que es muy bueno que los niños se acostumbren a consumirla, dejando de lado jugos y gaseosas. Si no les gusta el agua, insistir con que adquieran este hábito comenzando por casa, haciendo que tomen al menos un vaso de agua al día; y mandarles al cole algún jugo sin azúcar.

En cuanto al menú, opciones clásicas como el sándwich de jamón y queso puede convertirse en una opción más saludable si modificamos un poco sus ingredientes. El jamón reemplazarlo por pedacitos de pollo o pavita, la feta de queso puede ser de algún queso descremado tipo port salut light. Agregar vegetales como lechuga y tomate da mayor saciedad al sadwich, haciendo que se llenen más. En cuanto a los adheresos, se pueden obviar o se puede utilizar la versión light de ellos que se encuentran en el mercado; otra opción es hacerlos caseros y saludables. Algunas ideas: palta mixeada con cebolla y limón o queso untable descremado con ciboulette. Por último utilizar pan integral en vez de blanco, que es más nutritivo y suma fibra, con alto poder de saciedad.

Otras opciones super prácticas son:

  • Tartas de verduras: calabaza y acelga o pollo y calabaza. Empanadas de verdura, carne, pollo, cebolla. En ambos casos preferir las tapas de empanadas o tartas light.
  • Pizza napolitana con ensalada. Ejemplo lechuga, zanahoria y choclo.
  • Arroz con pollo o atún y vegetales de cualquier color como: tomate, remolacha lechuga y repollo.
  • Milanesa al horno de carne o pollo con alguna ensalada.

 

En cuanto el postre la mejor opción siempre va a ser una fruta. De esta forma se evita que incluyan algún dulce post almuerzo, dejándolos para alguna ocasión especial de la semana

Autor: Diego Sivori